Conoce un poco más la Escoliosis.

01.05.2019

Definición.

Conocemos la escoliosis como el desplazamiento lateral de la columna vertebral. La columna tiende a una curvatura excesiva o anormal, que le da un aspecto de "S" o de "C" en vez de una "I" recta.

La escoliosis puede provocar que los huesos de la columna roten, dando lugar a que un hombro, omóplato o cadera queden más arriba de un lado haciendo que estas estructuras pierdan su simetría natural.

Los músculos laterales que fijan la columna vertebral se encontraran acortados o sobreestirados, pudiendo provocar la sintomatología de dolor asociada a la escoliosis.

Causas.

La escoliosis puede producirse por diferentes causas.

Puede ocurrir que exista un componente genético, dando casos de escoliosis en varias personas de una misma familia. Se conoce como escoliosis congénita, provoca que se den malformaciones en él bebe durante su gestación, aunque su porcentaje de aparición es bajo.

También con un bajo porcentaje de aparición, la causa neuromuscular, donde la escoliosis se da  en pacientes con problemas medulares como paralíticos o los tetraplejicos.

En la mayoría de los casos (80%), no se conoce la causa exacta que provoca la escoliosis, de ahí que normalmente se hable de escoliosis idiopática, lo que significa que la causa del trastorno es desconocida.

Clasificación.

Clasificamos la escoliosis según su grado de inclinación:

Entre 0º y 5º, pequeña desviación de poca importancia que la sufren en mayor o menor medida una gran parte de la población. Podemos considerarla como una columna completamente normal y no como una escoliosis aunque se presenten pequeñas distorsiones. No suele dar síntomas pero nos debe mantener en alerta, y empezar a trabajarla en cuanto observemos una evolución de la misma.

Entre 5º y 20º, principio de escoliosis o escoliosis leve. La escoliosis es diagnosticada a partir de los 10º. La mejor solución es trabajar con la fisioterapia mediante tratamientos de los tejidos blandos, liberación de las zonas de bloqueos y ejercicios que ayuden a la corrección postural.

Entre 20º y 40º, hablamos de escoliosis moderada a grave. Empieza a ser necesaria la utilización de corset que luchen contra la evolución de la enfermedad, trabajando con fisioterapia de forma adicional que ayude a paliar el dolor y reequilibrar las fuerzas musculares.

Mayor de 40º se considerará una escoliosis muy grave y la intervención quirúrgica será el único remedio contra la desviación.

Segun la edad podríamos establecerlas varios rangos:

  • Escoliosis infantil (3 años o menos). Puede ser resultado de vértebras o costillas que no se han formado apropiadamente (congénita), diversos síndromes, problemas en el sistema nervioso que afecta los músculos y trastornos neurológicos tales como parálisis cerebral,distrofia muscular, espina bífida y polio (neuromuscular), o causas desconocidas (idiopática).
  • Escoliosis juvenil (de 4 a 10 años). No es muy común.
  • Escoliosis idiopática adolescente (a partir de 10 años). Es la más común. El crecimiento musculoesqueletico es tan rápido que pueden darse una serie de descompensaciones en la columna.

Estadísticas.

Algunos datos sobre la frecuencia de la escoliosis en la población:

  • Entre el 1.5% y el 3.0% de la población presenta curvas de escoliosis que miden por lo menos 10°.
  • Curvas que superan 20° están presente del 0.3% al 0.5% de la población.
  • Las curvas que superan 30° afectan al 0.2% al 0.3% de la población.
  • La curvatura de la columna vertebral generalmente empeora durante el período de rápido crecimiento.
  • Curvas pequeñas de la columna se da con frecuencia similar tanto en niños como en niñas, pero las niñas tienen más probabilidad de que la curva escoliótica aumente progresivamente.
  • Con respecto al dolor de espalda, la incidencia de este entre pacientes con escoliosis es similar a la incidencia en la población general.

Síntomas.

Por lo general, la escoliosis no causa dolor, no da síntomas, ni disfunción neurológica ni problemas respiratorios.

La preocupación del aspecto estético de la espalda a menudo es la inquietud primaria del paciente y de los padres.

De aparecer síntomas, estos pueden ser de tipo:

  • Dolor de espalda o lumbago que puede bajar hacia las piernas.
  • Debilidad o sensación de cansancio en la columna después de pararse o sentarse por mucho tiempo.
  • Hombros o cadera que parecen disparejos (un hombro puede estar más alto que el otro).
  • Curvatura de la columna más hacia un lado.

Pruebas y exámenes. Detección.


Normalmente la escoliosis puede pasar desapercibida.

En el entorno familiar, puede ayudarnos a detectarla un sencillo examen físico de inclinación frontal (Test de Adams), Nos mostrará de manera muy visual cualquier deformación que deberá ponernos en alerta, aunque puede resultar difícil apreciar cambios en las etapas iniciales de la escoliosis.

Se recomienda revisar la espalda cada cierto tiempo a los adolescentes durante el estirón puberal. También a niños/as en familias con casos de escoliosis.

Un examen más exhaustivo realizado por un profesional nos ayudará a salir de dudas y podrá detectar también si existen diferencias de longitud de los miembros, signos neurológicos anormales u otras causas potenciales.

Signos.

El examen puede mostrar:

  • Curvatura anormal de la columna.
  • Hombros desnivelados, un hombro más alto que el otro.
  • La pelvis inclinada o desnivelada.
  • Un omóplato más prominente que el otro.
  • Triángulo toracobraquial  asimétrico.

Si aparecen estos signos tras un primer examen visual es importante hacer pruebas concluyentes, ya que la curvatura real de la columna puede ser peor de lo que  se observa a simple vista. Unas radiografías (lateral y frontal) de la columna vertebral permitirá comprobar el alcance total de la desviación y la medición exacta de su grado.

Curso natural.

Si no se tratan, las curvas de escoliosis pueden acarrear problemas a largo plazo. La falta de tratamiento y ejercicio puede llevar a un deterioro progresivo de la curva escoliótica, incluso en algunos pacientes puede llevar a reducción de la capacidad pulmonar y desarrollo de enfermedad pulmonar restrictiva.

Esto se debe a la unión de las costillas con nuestra columna vertebral. Estas sufren una gran deformación que altera todas las vísceras que se encuentran dentro de la caja torácica.

El aspecto estético también es muy significativo en muchos pacientes.

Mayor desviación en etapas de crecimiento.


Es conveniente observar periódicamente la escoliosis ya que puede aumentar durante el crecimiento.  Esta es la etapa más crítica, justo antes de la adolescencia, a los once (11) en niñas y sobre los trece (13) en niños.

La mayoría de las veces aparece una desviación pequeña, apenas apreciable a simple vista, pero puede aumentar en pocos meses. En algunos casos puede incrementarse el grado de desviación hasta 30º en un mes.

Cuando el crecimiento termina, la desviación se mantiene fija para el resto de la vida.

Tratamiento.

El tipo de tratamiento depende del tipo y grado de curvatura, la edad del paciente y los años de crecimiento que faltan hasta la madurez esquelética. Lo ideal es que este ejerccio este supeditado por un especialista que pueda dirigir  un tratamiento individualizado a cada paciente aplicando metodos y terapia de forma personalizada según sus necesidades o carencias.

Existen métodos y tratamientos que ayudan a mejorar y ralentizar la escoliosis. Estos métodos se basan fundamentalmente en los principios de:

  • Reeducación postural.
  • Entrenamiento muscular.
  • Estiramiento activo y global de las cadenas musculares.
  • Flexibilización de estas cadenas.
  • Trabajo de partes blandas.
  • Movimientos rítmicos activos.
  • Ejercicios respiratorios.
  • Toma de conciencia corporal por parte del paciente.

Métodos de referencia mundial utilizan este tipo de principios para el tratamiento de la escoliosis. Fisioterapeutas de renombre como Katharina Schroth y Françoise Mézières han dejado constancia de sus propios métodos y sirven hoy día como ejemplo a muchos especialistas. Rudolf Klapp, cirujano alemán, fue uno de los pioneros en estudiar y tratar las deformidades de columna vertebral, diseño un método muy particular ya que todos los ejercicios fueron diseñados en posición de cuadrúpeda.

Es importante entender que el entrenamiento muscular como tal, se tendrá que hacer por siempre, habrá que incorporar una rutina diaria de ejercicios para la espalda, sabiendo que si se deja de trabajar se pierde sus efectos en la musculatura.

También, que no podemos esperar unos resultados inmediatos. Un trabajo de reeducación postural, requiere un mínimo de 4 meses para poder distinguir cambios en la postura del paciente.

El paciente con escoliosis debe asumir que no vamos a corregir su escoliosis, sino que con el trabajo conseguiremos controlar su progresión, mejorando su calidad de vida en el futuro.

Si aún está creciendo y el caso es de cierta importancia (>20º de curvatura), el médico puede recomendarle el uso de un corsé. Principalmente evita que la curvatura vaya a mas, o al menos actúa de freno contra ella. . El tipo de corsé dependerá del tamaño y la ubicación de la curva, aunque estos aparatos permiten ciertas correcciones a medida que el paciente crece. El uso de corsé siempre debe ir acompañado de un trabajo adicional de fisioterapia que ayude a reequilibrar las fuerzas musculares a ambos lados de la columna.

Normalmente los corsés para la espalda funcionan mejor en personas mayores de 10 años, siendo contraindicados para quienes presenten escoliosis congénita o neuromuscular.

Aunque existe controversia con respecto al uso de corsé. En Europa está muy extendido aunque en Estados Unidos hay especialistas que no ven evidencias claras de su beneficio.

En curvaturas graves (>40º) o si está empeorando muy rápidamente, puede ser necesaria una cirugía que la corrija lo más posible. Se implantan 1 o 2 varillas de metal, sujetas con ganchos y tornillos, que sostienen las vértebras en su lugar. Es posible que tras la cirugía necesite usar corsé por un tiempo para mantener la columna vertebral inmóvil.


El apoyo emocional en estos casos es realmente importante ya que los adolescentes pueden sentirse avergonzados al usar un corsé para la espalda.

Expectativas (pronóstico).


Como todo, depende de la causa, el tipo y la gravedad de la curvatura. Cuanto mayor sea la curvatura, mayores serán las probabilidades de que la situación empeore tras la adolescencia con la aparición de dolor de espalda, con mayor frecuencia cada vez a medida que la persona envejezca.

Es fundamental en estas personas crear un habito postural saludable, así como el trabajo constante de la musculatura.  El exito no esta asegurado pero solo así podremos frenar la escoliosis o retardarla lo maximo posible a la espera de que llegue la madurez musculoesqueletica.

Desde nuestro centro hemos puesto en marcha una "Escuela de Espalda Sana", donde se trabaja todos los conceptos para luchar contra la escoliosis y otros problemas de espalda, siempre bajo la atención de la fisioterapeuta.