FISIOTERAPIA OBSTÉTRICA Y UROGINECOLÓGICA

¿Qué es la Fisioterapia Obstétrica y Uroginecológica?


Ciencia de la salud encargada del embarazo, el parto y el postparto, especialmente durante un proceso normal y natural, además del cuidado de la salud sexual y reproductiva de la mujer a lo largo de toda su vida.

Se centra en la prevención y tratamiento de todos los tipos de trastornos de la región abdominal, pélvica y lumbar de la mujer.

El fisioterapeuta especializado utiliza conocimientos y habilidades especificas que incluyen intervenciones como el diagnostico fisioterapéutico, la educación e información a los pacientes y el entrenamiento de la musculatura abdominoperineal.

La rehabilitación perineal tiene cierta complejidad, ya que al tratarse de un músculo interno, la contracción del periné no es apreciable a simple vista. El paciente debe ser consciente de los músculos y tejidos que queremos trabajar.

Gran cantidad de estudios evidencian que el parto es el principal responsable de la disfunción del suelo pélvico, como consecuencia de la hipersolicitación mecánica a la que son sometidos sus tejidos músculo-conjuntivos y nerviosos. Incluso cuando el parto es "normal" se producen sistemáticamente lesiones perineales y alteraciones de las estructuras de sostén de las vísceras pélvicas, muchas de las cuales a pesar de pasar desapercibidas, se pueden traducir en problemas como la incontinencia urinaria y/o ano-rectal, estreñimiento terminal, prolapsos de los diferentes órganos pélvicos (caída del útero, vejiga, uretra o recto) y deterioro de la función sexual. Estas disfunciones pueden acompañarnos durante toda la vida si no le ponemos solución.

El embarazo por sí mismo es considerado un factor de riesgo pues durante éste se producen una serie de cambios hormonales y mecánicos que afectan a la musculatura perineal y estructuras de suspensión de órganos pélvicos.


Indicaciones de la Fisioterapia Obstétrica y Uroginecológica: 

      

  • Embarazo: trabajo del conjunto abdomino-lumbo-pélvico para mantener un buen equilibrio a partir de la tonificación muscular y flexibilización de la zona perineal (mediante el masaje perineal), preparando todo el conjunto para el embarazo, parto y postparto. 
  • Educación gestacional, consejos de higiene postural, alimentación, actividad física..

  • Educación a la pareja para crear el vínculo con sus bebés desde el embarazo y guiarlos en el acompañamiento durante el periodo gestacional, parto y postparto.

  • Postparto: revisa y trata las cicatrices (episotomía, cesárea) que pueden provocar alteraciones en la contracción y tono de la musculatura, así como problemas viscerales. Recupera el control y la fuerza de la musculatura para evitar pérdidas de orina. 
  • Disfunciones sexuales: como vaginismo (espasmo involuntario de los músculos de la vagina que imposibilita la actividad sexual), molestias en las relaciones o cicatrices dolorosas.      
  • Incontinencia urinaria.      
  • Disfunciones ano-rectales.      
  • Dolor pélvico crónico.      
  • Prolapsos (descenso de órganos pélvicos)      
  • Cirugías uroginecológicas.


Masaje Perineal 

Su principal objetivo es preparar los músculos del periné, flexibilizándolos y estirándolos para reducir al máximo el riesgo de episiotomía o desgarro durante el parto.

El masaje perineal es una técnica intracavitaria en la que realizamos un tratamiento musculoaponeurótico, de puntos gatillo, zonas de aumento de tono o simplemente para mejorar la flexibilidad y vascularización de la zona permitiendo un mejor estiramiento muscular en el momento del parto y manteniendo la musculatura en unas condiciones óptimas para una mejor recuperación postparto. 

Este masaje puede realizarse durante todo el embarazo, en el primer trimestre no tiene sentido hacerlo para ganar elasticidad pero si puede iniciarse a partir del segundo trimestre. Se puede realizar una valoración inicial en la que veríamos el estado de dicha musculatura, y a partir de ahí, si se mantiene en buenas condiciones volver a revisar más adelante, y en el caso de encontrar algo relevante marcar unas pautas domiciliarias o en consulta si fuera necesario, y así llegar a la recta final del embarazo de una forma más calmada. 

No supone un riesgo, a excepción de ciertas contraindicaciones como infecciones activas, varices vulvares o placenta previa.


Epi-No

Otra de nuestras herramientas utilizadas para flexibilizar los músculos del suelo pélvico es el EPI-NO, que también se utiliza en el postparto para restaurar el tono de la musculatura.