PREPARACIÓN AL PARTO

Durante el embarazo...

Por el aumento de peso de la futura mamá, y la dilatación que sufre el periné para permitir la salida del bebé, se debilita la musculatura de la zona, lo que puede ocasionar problemas como incontinencia urinaria, prolapsos (caída del útero y la vejiga) o problemas sexuales.

La preparación al parto va a cubrir dos objetivos muy importantes y bien diferenciados, pero que vamos a trabajar de manera conjunta en los talleres de preparación al parto.

Por un lado vamos a entrenar los músculos del periné fortaleciéndolos y permitiendo así una recuperación postparto más rápida y mejor que reducirá o evitará los posibles problemas que pueden aparecer tras el parto (incontinencia urinaria o fecal, prolapsos de las vísceras ginecológicas o molestias durante las relaciones sexuales); y por otro lado trabajaremos los músculos que actúan durante la fase expulsiva con el objetivo de que nuestro bebe esté el menor tiempo posible en el canal del parto y evitar así las posibles consecuencias que puede tener un parto traumático y prolongado.

La musculatura abdominal se encarga de esta fase. A medida que el útero aumenta su tamaño, los músculos abdominales se distienden y van perdiendo su tono. Si trabajamos esta musculatura durante el embarazo resultará más fácil recuperar su tono después de dar a luz.

No debemos confundir el trabajo clásico de la musculatura abdominal (subir y bajar el tronco) que va encaminado a fortalecer los rectos abdominales, con el trabajo de la musculatura abdominal que actúa en la fase expulsiva del parto, en este caso los músculos encargados son el transverso abdominal y los oblicuos.

Ejercicios de Kegel

Aprendizaje y realización de los ejercicios de kegel para el suelo pélvico durante las clases de preparación al parto. Estos ejercicios proponen diferentes contracciones de la musculatura pélvica que combinaremos con ejercicios para la musculatura abdominal. También son una buena herramienta que la mujer puede utilizar en la recuperación postparto en su domicilio y que podrá integrar durante las actividades de su vida diaria.

Pujos y respiración

Al final de la gestación dedicaremos las clases de preparación al parto a practicar de forma correcta los pujos, para aprender a utilizar la musculatura abdominal de forma adecuada para realizar los pujos.

Los "pujos" son los esfuerzos que realiza la embarazada durante el parto (en concreto en la fase de expulsivo: cuando la dilatación es completa =10 cm) para que el bebé descienda por el canal del parto y salga al exterior.

Este descenso del bebé a través del canal del parto puede durar hasta 2-3 horas aproximadamente; a pesar de que la dilatación del cuello del útero ya sea completa, el bebé tiene que descender por 4 planos del canal del parto y para ello debe realizar algunos movimientos de rotación, flexión y descenso.

Las contracciones y la prensa abdominal (musculatura responsable del pujo) son "el motor del parto".

Los pujos deben ser coordinados y siempre se deben realizar durante la contracción del útero. Lo ideal es poder realizar 3 pujos efectivos en cada contracción, seguidos de un periodo de descanso entre contracciones.

En la etapa expulsiva (dilatación completa), cuando la embarazada no tiene analgesia epidural habitualmente comienza a realizar los pujos de forma instintiva; sin embargo, en mujeres con analgesia epidural no se experimenta esa necesidad tan intensa de empujar, incluso, en ocasiones, las matronas tienen que guiar los pujos (indicar cuándo
deben empujar porque algunas embarazadas con epidural no perciben las contracciones).

Existen dos tipos de pujos que se deben conocer y practicar:

  • Pujo en espiración: con glotis abierta.
  • Pujo en apnea: con glotis cerrada.

El pujo en espiración: consiste en realizar una inspiración y tras finalizar la inspiración, espirar lentamente mientras se realiza fuerza abdominal hacia dentro y hacia abajo.

El pujo en apnea: consiste en  realizar una inspiración y tras finalizar la inspiración, realizar una pausa respiratoria (apnea) mientras empujamos. El ejemplo más similar de este tipo de pujo es cuando vais al baño a defecar.

Aprenderemos a realizar estos tipos de pujos de forma correcta y efectiva.

Durante el parto cualquier sensación de empujar o deseo de defecar se debe comunicar a la matrona inmediatamente y antes de comenzar a realizar pujos.

Los pujos con las glotis abierta son los pujos que más van a proteger el suelo pélvico además de ser los más efectivos, por este motivo, lo ideal sería descender el bebe por los cuatro planos utilizando este tipo de pujo. En el caso que el pujo con glotis abierta no sea posible, utilizaremos el pujo con glotis cerrada/en apnea.

Por esto y otras muchas razones es importante realizar clases de preparación al parto. En Osteopatía y Fisioterapia Cristina Pérez se realizan estos cursos en horario de mañana (10:15h a 11:00h) los martes y jueves.