OSTEOPATÍA VISCERAL

¿Qué es la Osteopatía visceral?

Dentro del conjunto de nuestro cuerpo, las vísceras tienen una importancia notable. La Osteopatía Visceral trata lesiones relacionadas con la pérdida de las cualidades viscoelásticas del tejido conjuntivo, que pueden derivar, de forma refleja, en problemas en el sistema estructural.

Para el correcto funcionamiento de las vísceras y la perfecta realización de sus funciones es necesario que cada órgano disponga de su propio espacio y se mueva libremente.

La osteopatía visceral libera los órganos de la tensión producida por los tejidos de alrededor, mejorando el funcionamiento de las vísceras afectadas gracias a la recuperación de la movilidad. Esta liberación permite recuperar el equilibrio y la adaptación del sistema visceral y, por tanto, del conjunto corporal.


¿Qué patologías son tratadas con Osteopatía Visceral?

La osteopatía es a menudo la solución a numerosos trastornos del sistema visceral, como es el caso de molestias intestinales, estreñimiento, acumulación de gases, gastritis, trastornos digestivos relacionados con la vesícula biliar, hernia de hiato o alteraciones menstruales.

También se han demostrado los beneficios de la osteopatía visceral en dolencias del aparato locomotor. Esta terapia está asimismo indicada como terapia complementaria tras una intervención quirúrgica, sobre todo por problemas de cicatrización, ya que existe el riesgo de adherencias a la propia cicatriz.